Ir al contenido

Se trata de un acuerdo de colaboración con Derivados Vínicos S.A., a fin de recuperar y ciclar la biomasa generada con los restos de poda y desrame de arbolado urbano. Esta acción demuestra un compromiso con la reducción significativa de la huella de carbono, contribuyendo a la preservación del medio ambiente.

Este lunes, el intendente Ulpiano Suarez y Roland Christian Kosche Cárcamo, en su carácter de apoderado de Derivados Vínicos S. A. rubricaron un importante convenio de colaboración mediante el cual se van a llevar adelante acciones en conjunto con el objetivo de recuperar la biomasa a partir de restos de poda y desrame del arbolado público de la Ciudad. Además, en el acto estuvieron presentes funcionarios de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Urbano, y de la empresa mencionada.

El acuerdo celebrado consiste en el intercambio de biomasa sin tratamiento (chip), por parte de la comuna capitalina, y la entrega de material procesado (tierra preparada y sustrato para viveros), por el lado de Derivados Vínicos S.A. al municipio. A partir de este convenio beneficioso para ambas partes, la empresa se compromete a suministrar anualmente unas 94 toneladas de abono orgánico y 45 toneladas de sustratopor cada lote de 500 m3 de chips proporcionados por el municipio.

«Firmamos con Derivados Vínicos S.A. un convenio de gran importancia para la Ciudad de Mendoza, a efectos de generar estrategias de economía circular. Esta alianza tiene como objetivo gestionar de manera eficiente los residuos de poda urbana, garantizando el transporte de chips de poda a la planta de la empresa, donde se convertirán en abono orgánico y sustrato», manifestó el jefe comunal.

Y agregó: «Por cada cuatro metros cúbicos de chips, ellos nos proveerán un metro cúbico de producto terminado, beneficiando así a nuestro Vivero Municipal Espacios Verdes. Es un paso significativo hacia una ciudad más sostenible y verde«.

A su turno, Roland Christian Kosche Cárcamo señaló: “Rubricar este tipo de acuerdo donde recibimos este tipo de materia prima y la transformamos en compost y la devolvemos a la tierra en su lugar de origen, creemos que es parte de una solución integral de economía circular para lugares como Mendoza. Estamos muy contentos por el recibimiento que hemos tenido en este municipio y conformes por este tipo de iniciativa”.

Además de la mencionada ventaja económica, la propuesta brinda un flujo de materiales con valor agregado en el intercambio biomásico, incluyendo abono orgánico y sustrato. Al mismo tiempo, se está llevando a cabo una valorización de un material que, en la actualidad, es tratado como un residuo en lugar de ser reconocido como un recurso valioso. También, el acuerdo demuestra un compromiso con la reducción significativa de la huella de carbono, contribuyendo así a la preservación del medio ambiente.

Estas prácticas generarán impactos positivos a nivel social y cultural al fomentar la conciencia ambiental y promover modelos sostenibles para las generaciones futuras, revalorizando los residuos resultantes de las tareas de poda y desrame del arbolado público en pos de disminuir el impacto y la contaminación del ambiente y determinar el uso potencial de estas biomasas para compostaje.

Metodología planteada

En primer término, la Ciudad transportará chips de poda urbana desde el predio Distrito 33 (Av. Libertador S/N Ciudad de Mendoza) al predio de Dervinsa, ubicado en el distrito de Palmira, San Martín, en cantidad de metros cúbicos, conforme el resultado del remanente y la disponibilidad de la empresa, con el costo del traslado compartido. Allí, dicha institución elaborará, conforme el material suministrado, abono orgánico y sustrato, que será utilizado en el Vivero Municipal y Espacios Verdes de la Ciudad.